CRONICA INFANTIL FEMENINO C.B.CUBELLES
JORNADA 5
INFANTIL FEMENINO

EL RACÓ D’EN CONA – C.B. CUBELLES 47 – 52 A.E.S.E

CB Cubelles: Abril (7), Esther (0), Aitana (2), Iris (0), Noa (0), Valeria (3),
Cristina (3), Lidia (6), Claudia (12), Carla (4), María (10)
Ausentes: Xènia
Entrenadores: Pepe Cabedo, Àlex Martí
Árbitro: Sr. Ferrer
Parciales: 1-2 (8-7) 3-4 (14-8) 5-6 (11-20) 7-8 (12-10) Pro. (2-7)

 

ACTITUD, RESPETO Y EDUCACIÓN
“El baloncesto es un deporte de equipo de equipo, jugado entre dos equipos de
cinco jugadores cada uno. El objetivo del equipo es anotar puntos
introduciendo el balón en la canasta. El equipo ganador es el que obtiene
mayor resultado de puntos.” Hasta ese punto es todo fácil, la definición lo deja
claro, pero no todo vale. Cómo entrenador veo delante de mí un grupo de doce
niñas, entre los 11 y 13 años, que pretenden divertirse haciendo un deporte,
mejorar como jugadoras y aprender a ser un equipo y trabajar conjuntamente
con sus compañeras. En esta etapa de su aprendizaje en el baloncesto hay
diferentes momentos, con partidos mejores y peores, pero en todo momento
hay que enseñarles un respeto hacia sus compañeras y las rivales. Es muy
duro el enfrentamiento con situaciones difíciles, siempre hay algún punto de
discusión en un entrenamiento con el entrenador, un malentendido con las
compañeras… pero siempre se intenta que ellas reconduzcan esos momentos
y sean mejores jugadoras y compañeras.
En un partido de baloncesto hay mucha tensión, todo el mundo quiere ganar y
jugar mejor que el rival. En mi faceta personal siempre he querido que mis
padres estuvieran en la grada, animándome a mi y a mi equipo. Siempre
resulta gratificante que te digan que has jugado bien, que te corrijan posibles
errores, que te ayuden a disfrutar de un deporte que practicas con tus
compañeros y amigos, en este caso con sus compañeras y amigas. Los padres
son una parte fundamental en el deporte, ellos son el pilar base para que sus
hijas lo den todo y transmitan buenas vibraciones en los puntos que el cuerpo
técnico pueda llegar. Es muy importante que se enseñe a respetar al equipo
contrario, ganes o pierdas, porque la educación y el saber estar te dan un plus
como persona y jugadora. Por mucho que pierdas un partido hay que felicitar a
las rivales, en muchos casos habrán sido mejores o en otros se han producido
errores que te han hecho perder, pero se debe pensar en los puntos débiles de
cada una y el colectivo para que ellas se acaben de formar deportivamente en
esta etapa de su vida.

En un futuro, muchas caras de las que vemos ahora en la pista serán futuras
entrenadoras, por lo que es muy importante que sepan transmitir unos valores
de respeto y saber estar en la cancha a las futuras generaciones de jugadores.
Es inadmisible llegar a una pista de baloncesto y ver como un grupo de padres
(no generalizamos en todos ellos) falta el respeto a las jugadoras del equipo
rival (recordamos que tienen entre 11 y 13 años). Estamos compitiendo en una
liga de nivel medio dónde el grupo de chicas de ambos equipos busca
aprender y disfrutar jugando al baloncesto. Es muy duro como padre/madre,
entrenador o compañera, ver a una jugadora abucheada cuando lanza tiros
libres, con diferentes palabras que ellas no deberían ni escuchar ni decir a
estas edades. Estar finalizando un gran partido de baloncesto, con muy buen
juego, con cinco o seis jugadoras llorando y desquiciadas, no debería verse en
ningún deporte en ninguna edad. La compañía y apoyo de los padres es
básica, a su equipo y al rival, pero no podemos permitir en ningún ámbito que
se vuelva a repetir lo que ha pasado hoy. No es justo que un grupo de
jugadoras tenga que salir mal después de haber realizado un grandísimo
partido, sea cual sea el resultado, el nerviosismo pasado durante esos minutos
es muy grande. Hemos de comprender que son niñas y vienen a aprender y
pasárselo bien, no vale ganar al precio que sea. Sacar del partido al rival en
categorías infantiles a base de abucheos constantes no es realizar un buen
juego, es jugar sucio y no respetar todos los valores del deporte.
Pido disculpas personalmente a los padres y madres de mis 12 jugadoras,
sobre todo después de ver que varias jugadoras lo estaban pasando realmente
mal y padecían de muchos nervios y alteración. Solamente me queda
felicitarlos por la actitud que han mantenido durante los 45 minutos que ha
durado el partido, defendiendo y arropando a sus jugadoras, sin entrar en el
juego de la afición rival. Estoy muy orgulloso del grupo que nos ha tocado, ya
que prefieren ver a sus hijas jugando bien y contentas antes que ganar de
cualquier manera. Espero que lo vivido hoy no se repita, y me gustaría no ver
más en ningún partido (de cualquier deporte) la presión a la que se han visto
sometidas las jugadoras, sean la edad que sean. El deporte es para divertirse y
aprender, dejemos de pensar en ganar, ganar y ganar y disfrutemos con ellas.
Tras esta reflexión forzada por la situación me gustaría hablar del partido. El
primer tiempo empezó como un tiro para las locales, tras la victoria ajustada en
su campo en la primera vuelta, ya se preveía un partido de baloncesto bonito y
complicado, dado que ambos equipos tenían un nivel parecido y todo estaría
en un puño. Las de Cubelles supieron aprovechar la ventaja en el poste bajo,
con dos canastas de Claudia y una de Maria las locales remontaban la primera
canasta de las visitantes y tenían la primera ventaja de cuatro puntos tras los
primeros cinco minutos. Marcador de 6-4.
En la reanudación el equipo salió más dormido en ataque, costaba mucho
anotar y fallábamos muchos tiros debajo del aro. Por suerte, la defensa seguía
a un muy buen nivel y no se permitían puntos fáciles. A pesar del gran
desacierto la defensa solamente permitió una canasta en juego y dos tiros
libres, por lo que una canasta se Valeria al principio del período mantenía la
ventaja de un punto en el marcador. 8-7.

En el tercer período las de Cubelles volvieron a salir con todas las ganas del
mundo, realizando un gran juego en equipo y convirtiendo los tiros fáciles que
hasta ahora no estaban entrando. Se empezaba a ver un juego ordenado, con
cada jugadora en su lugar y circulando bien el balón, buscando en muchos
casos la mejor solución para atacar el aro. Maria con cuatro puntos, Abril con
cuatro más y Carla con dos puntos conseguían la anotación de las locales, que
ayudadas con la gran defensa del conjunto (solo permitían una canasta) solo
permitieron una canasta de las del A.E.S.E. Final del tercer período con
marcador de 18-9.
El cuarto período siguió con la misma dinámica, buen juego de equipo, pero un
poco más de error en la definición. Las jugadoras seguían defendiendo bien,
pero las visitantes demostraron la calidad que tienen y consiguieron realizar un
mejor juego y el aprovechamiento del rebote, que a base de segundas
oportunidades y buenas jugadas colectiva conseguían ganar estos cinco
minutos por 4-5. Media parte con el marcador de 22-15 favorable a las de
Cubelles.
En la reanudación Maria consiguió anotar en la primera jugada, y tras una
buena defensa y la posterior recuperación del balón Cristina consiguió una
buena posición de tiro, anotando un triple importante que ponía una diferencia
de 12 puntos en el marcador. Tras esta canasta las visitantes pidieron tiempo
muerto. Ellas salieron más enchufadas y consiguieron un parcial de 0-6, tras la
arenga del entrenador las jugadoras salieron a comerse el partido. Apoyadas
por la confianza que habían cogido las locales se volvieron a enganchar al
partido, pero una canasta final de Lidia tras un buen tiro de media distancia
hacía crecer la distancia final en el marcador hasta los 8 puntos. Últimos 15
minutos con marcador de 31-23.
En este momento, el partido se fue a otros cauces que no queremos fomentar
en el baloncesto. El juego se empezaba a poner un poco más duro, había
muchas faltas de ambos equipos y la grada se iba encendiendo cada vez más.
El nerviosismo de las locales iba creciendo, la presión y comentarios que
estaban viviendo les empezaban a afectar, por lo que todo lo trabajado hasta
estos minutos ya no servía. Perdíamos muchos balones y la defensa estaba
más empanada. Parcial de 0-12 en este cuarto, con mal juego de las locales y
siendo un soplo de aire fresco para las visitantes. Finalmente, un 2+1 de Aitana
cerraba el cuarto, con el tiro libre errado y el acentuamiento de los comentarios
y abucheos de la afición visitante. Final del sexto período con marcador
favorable para las visitantes de 33-35.
Las de Cubelles seguían muy nerviosas y solamente podían intentar anotar con
tiros libres, ya que los ataques empezaban a ser forzados y tenían más la
cabeza en otros temas que no eran el deporte. Es muy difícil en estas edades
mantener la sangre fría en estas situaciones, hemos de recordar que son niñas
y están en categorías de formación, por lo que nunca deberían encontrarse
esto en una pista de baloncesto, ni un equipo ni el otro. En estos cinco minutos
fallamos siete tiros libres y solamente sumamos uno, por parte de Carla,
mientras las visitantes conseguían dos canastas en juego. Encarábamos los
últimos cinco minutos con el marcador de 34-39.

Este equipo tiene carácter, es un bloque y puede dar muchos buenos minutos
de baloncesto. En un momento que sería completamente comprensible un
bajón de juego ellas sacaron un poco más de fuerza, consiguiendo solamente
empezar el partido un parcial de 6-0. Lidia como siempre lucha todos los
balones, por lo que siendo la más lista de la clase cogió un balón perdido
debajo del aro y anotó la primera canasta del período. Seguidamente, La
intensidad en defensa y las ganas de remontar el partido daban dos
recuperaciones rápidas, consiguiendo dos canastas más de Claudia y Carla.
En este momento empezó el carrusel de tiros libres, con dos anotados por
parte de Valeria y Claudia, siendo las locales las que sacaban ventaja con
cuatro convertidos y una canasta en juego. En ese momento volvió a aparecer
Lidia, robando un balón que a ellas les podía dar la ventaja definitiva, entrando
a canasta tras correr media pista, ante una rival que físicamente era muy
superior a ella. Tras esta canasta ellos tuvieron otra oportunidad que no
anotaron, así que el último balón era para las locales. Con seis segundos para
jugar se realizó una jugada tras tiempo muerto que salió bien pero no acabó
entrando, por lo que íbamos a los tres minutos de añadido. 45-45 en el
marcador.
La prórroga fue otra historia, con dos jugadoras expulsadas y la mitad del
equipo agobiado no era fácil conseguir sacar buenas juagadas para anotar. Las
visitantes jugaron mejor estos últimos compases y se llevaron el partido.
Marcador final de 47-52.
A destacar el partido de Lidia, que luchó en cada una de las jugadas y sacó oro
del barro en los momentos más difíciles. El robo en los últimos segundos y la
convicción para anotar ante jugadoras muy superiores físicamente demuestran
el buen hacer que tiene. Se merece tener un partido así para coger confianza y
seguir creciendo como jugadora. También quiero felicitar por el partido de
Xènia, Abril, Esther, Aitana, Iris, Noa, Valeria, Cristina, Lidia, Claudia, Carla,
Maria, Pepe y todas las madres y padres. Gracias por animaros en todo
momento y salir contentos/as por el buen juego realizado por ellas.
Antes de acabar, felicitar a las visitantes por la victoria. Las jugadoras hicieron
un buen partido y se llevaron los dos puntos. Lo vivido externamente en la pista
no tiene nada que ver con lo que son las niñas.
Como reflexión final, me gustaría remarcar que el baloncesto es para pasárselo
bien y aprender. Han de trabajar en equipo y aprender valores que en un futuro
trasladarán a nuevas generaciones, respaldando siempre los buenos y malos
momentos. Recordemos que esto es BALONCESTO.